Una reunión o evento puede hacerse interminable y acabar con la energía de los asistentes si no existen ratos de desconexión o descanso. Además, la atención de la mente humana es limitada por lo que es aconsejable que las sesiones no excedan más de hora y media sin una pausa de por medio.

Los descansos tienen la función de reponer las energías de los participantes para que se puedan mantener enfocados, atentos y productivos durante la venue. Además, lo que ocurre entre las distintas sesiones también puede ser muy valioso en la experiencia general de los asistentes.

Prueba estas ideas para revitalizar la jornada con un meeting break original:

1. Disponer áreas de descanso únicas: Las zonas de descanso toman una importancia crítica para controlar el estrés, fomentar el espíritu de equipo y mantener alta la productividad.

Una buena forma de contar con un espacio singular puede ser recrear espacios naturales, como por ejemplo un auténtico reino del hielo con su nieve, sus trineos para sentarse, un iglú e incluso hasta algún pingüino.

2. Captar la atención con la comida: Lo que comemos influye en cómo pensamos y nos sentimos físicamente. Así, la comida juega un papel importante para estar receptivos durante un largo día de conferencias.

Los alimentos refrescantes como vegetales y frutas ayudan a reponer energías y que la atención no se vea afectada por digestiones pesadas. Por supuesto suficientes líquidos y sobre todo agua no pueden faltar para una buena hidratación.

Pero para captar aún más la atención de los participantes se puede recurrir a un catering con una comida temática o comida típica local.

La cocina está de moda, así que una exhibición culinaria de un chef o un sencillo taller de cocina exprés en el que los propios asistentes preparen parte de lo que van a comer después, es perfecto. Cocinar es algo cultural y también emocional, una actividad en la que poder refugiarse y que permite desconectar para pasar un rato ameno, relajante y casi terapéutico.

3. Pausas con movimiento: Durante las conferencias de eventos la participación de los asistentes puede ser muy estática, así que es buena idea equilibrar esa inmovilidad.

Actividades dinámicas tan originales como carreras de coches teledirigidos o un pequeño circuito de golf por ejemplo harán que tus invitados se sientan con vigor renovado.

4. Actividades relajantes: ¿A quién no le apetece un masaje relajante? Es una estimulación para los sentidos de lo más gratificante y placentera cuando necesitas un descanso.

Otra muy buena opción es ofrecer algún taller dirigido como yoga, mindfulness, meditación o risoterapia, con pequeñas pautas útiles que tus asistentes puedan incorporar a su vida diaria después para liberar tensiones.

5. Actividades singulares: Pero si lo que queremos es garantizar una experiencia única, ofrecer algún espectáculo de baile o música local sin duda quedará en la memoria de los asistentes.

Para involucrar a los asistentes una buena idea es proponer algún reto como una gymkhana o una búsqueda del tesoro que sin duda despertará el espíritu colaborativo de los participantes para ganar el reto.

Para sacar el lado más creativo, un taller con algún tipo de manualidad que los asistentes hagan por ellos mismos y se puedan llevar será el recuerdo perfecto de una jornada inolvidable.

También se ha demostrado que la gamificación ayuda a captar la atención de los asistentes e influir en su comportamiento. Por eso, si introduces una dinámica de gamificación a medida y aprovechando las nuevas tecnologías, crearás una experiencia diferente e innovadora. Por supuesto, sin olvidar establecer unos premios para los ganadores, ya que las recompensas son herramientas de motivación únicas.

Como ves, hay muchas opciones para revitalizar a tus invitados entre reunión y reunión. Ofréceles un descanso con contenido y aprovecha las pausas para dejar huella.